Coaching, ¿para qué sirve en la empresa?

Liderazgo impositivo

 

 

El coaching es mucho más que una moda pasajera. Es cierto que ha sido una tendencia que ha pegado fuerte en nuestro país en los últimos años, sin embargo, autores como John Whitmore llevan más de treinta años publicando obras acerca de este arte con resultados probados.

 

También es cierto que las grandes expectativas que ha despertado esta disciplina, ha llevado a muchos curiosos bienintencionados y a otros que no lo son tanto, a prepararse de una manera apresurada, lo que ha denostado y ha podido perjudicar en cierto modo la profesión.

 

Por suerte, los coaches que manejan a la perfección esta práctica dejan clara evidencia de lo tremendamente úitl que resulta aplicarla tanto a nivel individual como de equipo. Es un buen servicio, no cabe duda, porque lo más atractivo del coaching es el resultado y la profundidad del impacto en las personas.

 

Dentro de la organización, existen varias aplicaciones muy útiles que han hecho que se extienda a los parámetros que hoy conocemos:

 

El coaching ejecutivo

La carrera de los directores y ejecutivos de las compañías es, en cierta manera, un camino solitario. No existen apenas personas a las que puedan recurrir dentro de la organización para pedir ayuda, consejo o desahogarse. La “naturaleza resbaladiza de la escala jerárquica” hace prácticamente imposible que el director pueda dirigirse a uno de sus compañeros para hablarle sobre sí mismo y las dificultades que pueda estar teniendo.

 

Sin embargo, un coach independiente e imparcial, puede ser de gran apoyo, no prescribiendo soluciones directamente, (ningún coach que se precie lo hará), pero sí subrayando ideas clave, animando y suscitando soluciones y apoyando su aplicación en la empresa de un modo tremendamente eficaz. De este modo, la persona permite que su desarrollo vaya fluyendo de forma natural, según sus propios criterios, pero con un camino más liberado de obstáculos.

 

Equilibrio vital

Aunque es difícil de admitir, cada vez son más los ejecutivos o directores que viven para trabajar en lugar de trabajar para vivir. El ir viendo que el demandante enfoque en el trabajo va dejando desamparadas otras áreas muy importantes de la vida, como son el cuidado por la salud propia, el matrimonio, la familia, el ocio, los tiempos de descanso y reposo, provoca un desequilibrio y estrés difícil de aplacar.

Una vez que se entra en el torbellino de la exigencia laboral es difícil pensar que uno puede parar y vivir con aspiraciones, en lugar de sobrevivir luchando contra cada problema diario.

 

El coaching sirve de plataforma, tanto para la persona como para el equipo completo de la organización, para plantear objetivos ambiciosos pero alcanzables, de modo que contribuyan a mantener un mejor nivel de satisfacción personal. Este equilibrio vital debe ser la base de la buena gestión y el buen desempeño de toda la organización o departamento.

 

El self-coaching

Una vez que el individuo adquiere ciertas nociones de coaching, pasa a adquirir herramientas útiles para su propio desarrollo y entrenamiento personal.

 

Una cultura del coaching

Nos cuesta mucho en general asumir la necesidad del cambio organizacional, y cuando por fin se admite, ¡qué difícil es pasar de las palabras a los hechos y de los discursos a la práctica!. El coaching sirve para llegar al mejor conocimiento de la organización, sus verdaderos problemas de gestión, los verdaderos obstáculos del desempeño de las personas y plantearse un nuevo paradigma con objetivos concretos para la transformación real del estilo y la cultura de gestión.

 

Sentido y propósito

Es ya reconocida la importancia del desarrollo de la inteligencia emocional y espiritual en la empresa. Cada vez son más las personas que se acercan a su puesto de trabajo con expectativas de sentido y propósito profundos. La mentalidad está cambiando, no se puede negar. Los recursos más importantes de la organización son las personas que trabajan en ella. Personas que, cada vez más, van buscando unos valores y una ética afín a los suyos. El coaching resulta tremendamente eficaz para redescubrir los valores de la organización y promoverlos dentro de ella.

 

Fuente: *Bibliografía: [Withmore, John. Coaching, el método para mejorar el rendimiento de las personas].

 

Puedes conocer más sobre coaching en nuestro canal de video, o informarte sobre nuestros servicios pinchando aqui.

Compártelo... Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn